Alicante

Alicante

History and Culture

La Ruta del Vino de Alicante es una propuesta Enoturística alternativa y diferenciadora en la provincia. El objetivo de la Ruta del Vino es impulsar turísticamente las comarcas del interior alicantino con gran tradición vitivinícola, así como promocionar el turismo de interior y el conjunto de monumentos y recursos turísticos que atesoran estos municipios que cuentan, además, con una gastronomía típica que ofrece platos y productos autóctonos propios. El vino representa en nuestra cultura y en nuestra tradición provincial un gran sello de identidad y un elemento económico de singular importancia, diferenciador de otras comunidades.

Queremos que el enoturista se sumerja en un fascinante viaje que une dos comarcas el Vinalopó (Algueña, Monóvar, Novelda, Petrer, Pinoso, Salinas, Villena y Elche) al sur y la Marina Alta y Baja (Alcalalí, Benissa, Senija, Llíber, Benigembla, Parcent, Castell de Castells, Murla, Parcent y Xaló y Alfàs del Pi) al norte, ambas diferenciadas pero unidas por un mismo símbolo, la vid. En cada uno de los municipios disfrutarás de sus gentes, monumentos, costumbres, artesanía y productos agroalimentarios autóctonos de gran reconocido prestigio.

Además también queremos que la Ruta enológica permita potenciar un turismo alternativo al de sol y playa, ya que nuestra provincia cuenta con una larga tradición vitivinícola y con unos vinos de excelente calidad. Nuestro objetivo es darlos a conocer al público en general y a los turistas que visitan la Costa Blanca en particular.

Disfrútala como quieras, pero no olvides que el vino de la provincia de Alicante junto con su gastronomía no te dejará indiferente.

come visit us
Photo gallery
Atrás Adelante

Wine and Experiences

knows our route

The Wine

La cuna del Fondillón

Gracias a todas las variedades con las que cuenta la provincia de Alicante puede ofrecer un amplio abanico de vinos que maridan perfectamente con la gastronomía más tradicional y auténtica que se pueda encontrar. Alicante ofrece “estilos de vinos” y podríamos decir que ninguno pasa desapercibido y todos hablan de su origen. Hay un vino alicantino para cada tipo de consumidor, y eso es una ventaja cultural que no podemos despreciar.

Tinto Alicante. El vino considerado históricamente como “Alicante” es hoy en día un vino tinto donde la variedad Monastrell está presente en un 75% de su elaboración y el resto lo componen las demás variedades tintas autorizadas. La Monastrell presenta un color característico rojo intenso, con capas media, cuerpo destacado y aromas frutales. Más mediterráneos no pueden ser.

Moscatel Alicante. Se llama así al vino dulce de licor realizado únicamente con esta variedad al 100%. También se pueden reconocer como mistelas alicantinas, de tanta tradición en la zona de la Marina Alta. Son vinos con una amplia gama de color que abarca desde el amarillo pajizo y brillante hasta tonalidades ambarinas con reflejos dorados para algunos tipos de mayor envejecimiento. Destaca su aroma floral, su toque elegante y fresco y su gran versatilidad que hará que encuentres siempre sorpresas.

Vinos Nobles y Añejos Alicante. De gran tradición enológica en la zona y reseña histórica importante para la provincia. Encontramos vinos de crianzas largas que, con la potencia de las variedades resultan complejos, intensos, de sorprendentes colores y llenos de historia.

Vinos espumosos. Existen de variedades como espumosos aromáticos para los realizados con moscatel. Con la frescura del terreno y las virtudes de estas variedades, resultan idóneos para combinar con la amplia dieta mediterránea que se cobija en Alicante, entre valles, montañas y siempre con la presencia de un mar cercano.

Pero sin lugar a dudas desde la Ruta del Vino de Alicante no podemos dejar pasar por alto el mayor tesoro alicantino de las zonas de interior. Fondillón, el “Vino de Lujo” de Alicante.

El vino Fondillón, conocido hace muchos siglos como “Alicante” es uno de los cinco vinos con derecho a nombre propio, junto al Champagne, el Jerez, el Oporto y el Cava y ha sido declarado como uno de los “Vinos de Lujo” europeos. El vino Fondillón es un vino dulce elaborado exclusivamente en la D.O. Alicante y con uvas de la variedad Monastrell. Se trata de un vino rancio pero con más semejanzas con los vintages de Oporto que con los vinos rancios catalanes. El vino Fondillón es un vino dulce muy especial y delicado, caracterizado por una alta graduación de unos 18º proveniente del azúcar existente en las uvas Monastrell sobremaduradas en la propia cepa y añejado durante muchos años, al menos una década, en toneles de roble siguiendo un proceso tradicional propio de la zona de Alicante.

El vino Fondillón de Alicante es uno de los vinos con más historia del mundo. Desde el siglo XV, las referencias históricas y literarias al vino Fondillón o Alicante son continuas. Fue uno de los primeros vinos con “Denominación Real” y hasta el siglo XIX fue uno de los vinos preferidos por la realeza, aristócratas e intelectuales. Hay referencia al vino Fondillón de Alicante en obras de Shakespeare, Daniel Defoe, Dostoievsky, Julio Verne, Emilio Salgari, Alejandro Dumas y muchos otros autores de referencia de la literatura universal. El Fondillón de Alicante alcanzó una fama y un reconocimiento que le hizo llegar a todos los lugares del mundo. El puerto de Alicante se convirtió en el lugar desde donde se exportaban cientos de barriles de vino Fondillón. El nombre de Fondillón se debe al poso, madre o lías que se acumulaban en los fondos de los barriles donde adquieren el añejamiento estos vinos de Alicante Fondillón.

La obtención del vino Fondillón es complicado y costoso y muy pocas bodegas de Alicante siguen produciéndolos. No obstante, en los últimos tiempos se están consiguiendo excelentes resultados y el vino Fondillón de Alicante sigue sorprendiendo a los que prueban este vino dulce como lo lleva haciendo durante siglos. El vino Fondillón de Alicante se asemeja a los vintages de Oporto, al vino dulce de Madeira o al Marsala italiano.

El vino Fondillón de Alicante es perfecto para tomar con quesos azules y cremosos y es un vino de postre ideal para tomar con bollería y, sobre todo, con turrones alicantinos.